Noticias Latinastereo.com

Muere el flautista Dave Valentín

Un derrame cerebral en el 2012 lo mantenía inactivo.

Autor: Notimúsica/miércoles, 8 de marzo de 2017/Categorías: Notimúsica

Calificar este artículo:
4.5
Hijo de emigrantes puertorriqueños, Valentín nació en Nueva York, aprendió a tocar percusión de niño y luego estudio flauta. Estudió en el Bronx Community College. Sus padres eran naturales de Mayagüez.

Según reseña la Fundación para la Cultura Popular, Valentín es considerado uno de los flautistas de jazz latino más importantes de la historia, gracias a su técnica, su ritmo y su vasto conocimiento musical.

Dave Valentin (29 de abril de 1952, Nueva York - 8 de marzo de 2017, Nueva York).

La vida de Dave Valentín retrata, en buena medida, la historia de los hijos de los emigrantes puertorriqueños a Nueva York que labraron su propio destino gracias a su trabajo, dedicación, talento y apoyo familiar. De hecho, al propio músico, compositor y arreglista le gusta decir que “cada quien crea su propia realidad”.

Considerado uno de los flautistas de jazz latino más importantes de la historia, gracias a su técnica, su ritmo y su vasto conocimiento musical, Dave Valentín hizo historia al ser el primer músico firmado por GRP, con el que realizó 16 álbumes bajo su nombre, incluyendo “Legends”, “The Hawk”, “Land of the Third Eye”, “Pied Piper”, “In Love’s Time”, “Flute Juice”, “Kalahari” y “Red Sun”, entre otros. Estos combinan la intensidad de las cadencias latinas con influencias del pop, el R&B, la música brasileña y el “smooth jazz”. Para el músico, ser firmado por este sello de alcance multinacional representó “la oportunidad de su vida”. Posteriormente ha grabado para Concord Records y HighNote. Para este último sello ha realizado sus grabaciones más recientes, “Come Fly With Me” (2006) y “Pure Imagination” (2011).

Durante cinco años consecutivos fue elegido el flautista número 1 por la revista Jazziz y recibió reconocimientos similares de la publicación europea Jazz Hot. Junto a sus bandas ofreció numerosas presentaciones anuales tanto en los Estados Unidos como en Europa y Japón, donde es reverenciado.

Valentín nació en 1952, un 29 de abril –la misma fecha en que nacieron dos titanes musicales, Ray Barretto y Duke Ellington- en el Bronx, Nueva York. Unos años antes, sus padres habían emigrado desde el barrio Balboa, en Mayagüez. Su padre fue marino mercante y traía al hogar discos de los lugares que visitaba, particularmente África y Brasil. Su madre era una gran admiradora de Tito Rodríguez y también gustaba de la música de Johnny Pacheco, Mon Rivera, Daniel Santos y la Alegre All Stars. Valentín recuerda los fines de semana en su entorno familiar como “días de fiesta, con la casa llena de parientes y amigos, montones de música y montones de comida y baile”.

La pérdida de su madre cuando aún era un niño y la posterior muerte de su abuela, con quien se había ido a vivir, representaron duras penas para el jovencito, quien llegó a cuestionarse su fe y el sentido de su vida. Sin embargo, supo sacar fortaleza del dolor y encaminar su rumbo. “Empecé a apretar el acelerador, a establecerme metas”, dijo en una entrevista. “Pensé que, si voy a morir mañana, mejor es que deje una parte de mí mismo en esta tierra. Mi música”.

Fascinado desde niño por la percusión, ya desde los nueve años Valentín tocaba los bongós y las congas, y desde los 12 participaba en presentaciones de distintas bandas en clubes hispanos de Nueva York. Fue aceptado en la competitiva Escuela Superior de Música y Arte, donde comenzó estudios en percusión. Sin embargo, ya había entrado en contacto con el instrumento al que dedicaría su vida profesional: la flauta.

En una entrevista, Valentín declaró que “en el noveno grado, un día escogí la flauta para impresionar a una muchacha llamada Irene. Pero encontré algo allí. Me gustó. Al segundo año de la escuela secundaria ya estaba totalmente atrapado”.

A los 18 años comenzó sus estudios formales en el instrumento. Sus primeros modelos en el mismo habían sido figuras legendarias como José Fajardo, Richard Egües (de la Orquesta Aragón) y Pancho el Bravo, de quienes adoptó la entonación y fraseo peculiares de la música típica cubana. Poco después empezó a estudiar la música de los flautistas de jazz, tales como Herbie Mann, James Moody (quien fue además un excelso saxofonista) y Hubert Laws. De hecho, llegó a contactar a Laws y decirle directamente que quería estudiar con él, lo que tuvo la fortuna de hacer durante varios meses.

Su primera oportunidad para grabar fue junto a la orquesta de Ricardo Marrero –quien sería en el futuro el director musical del grupo Seis del Solar de Rubén Blades- en el disco “Time” para Fania Records. Con una mezcla de sonidos electrónicos y base rítmica típica, el álbum estaba claramente adelantado a su época y no tuvo éxito comercial. Sin embargo, le permitió a Valentín dejar una temprana huella de su talento, con su composición “Land of the Third Eye”, que luego sería el tema titular de una de sus grabaciones para GRP.

Poco después, le llegó la oportunidad de grabar con dicho sello, al ser contratado por uno de sus fundadores, el ingeniero de sonido Larry Rosen. Con sus dos primeros discos, “Legends” y “The Hawk”, comenzó a forjar su propia audiencia, entre los salseros que sabían un poco de jazz y los amantes de la música popular que ya estaban cansados de la fiebre “disco”.

Ya consagrado como uno de los grandes flautistas del jazz latino, Valentín ha recorrido el mundo entero, presentándose en Canadá, Brasil, Panamá, Chile, México, España, África, Indonesia, Malasia, Singapur, Francia, Alemania, Italia, Suiza, Austria y el Caribe. Ha tocado junto a leyendas como Tito Puente, Machito, Mongo Santamaría, Israel “Cachao” López, James Moody, Dizzy Gillespie y el Conjunto Libre. Participó en el filme “Calle 54”, tocando junto a Puente y en el 2006 fue nominado a un premio Grammy.

Pero nunca olvidó su barrio del Bronx, con el que sentía una profunda identificación y cuyas causas sociales solía defender. De hecho, durante años ofreció clases gratuitas a los estudiantes de la zona. Reconociéndolo como uno de sus hijos favoritos, una de las calles de El Bronx, conocida anteriormente como la 159, fue rebautizada como Avenida Dave Valentín. Además, tiene su propia estrella en el Paseo de la Fama de dicho sector neoyorquino.

Su residencia en el Bronx fue una especie de museo de la música, con múltiples grabaciones, vídeos y fotos de sus artistas admirados –como Benny Moré, Miguelito Valdez, Daniel Santos y muchos más- así como una colección de sobre 50 flautas que adquirió en Bolivia, Perú, Rumanía, Tailandia, Japón y otros lugares visitados.

Afirmaba “soy puertorriqueño”, Valentín tampoco olvidaba sus raíces familiares. Y reconocía que los dos factores que lo ayudaron a tener una vida productiva, evitando perderse entre los vicios y las malas compañías comunes en el barrio, fueron “mi madre y la música”.

Víctima de un derrame cerebral en 2012, Valentín se encontraba inactivo. La muerte lo sorprendió esta madrugada.

Fuente
Print

Número de vistas (1900)/Comentarios (0)

Por favor ingresar o registrarse para poner comentarios

«mayo de 2024»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
293012345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829303112
3456789

Inicio |  Salsero del Mes |  Álbum del Mes |  Programas |  Blog |  Histórico de Noticias |  Club Latina |  Salsaludos  |  Contacto

Latinastereo en Facebook  Latinastereo en Twitter  Latinastereo en You Tube  Latinastereo en Instagram

latinastereo.com 100.9 FM
Medellín / Colombia

Cohete.net